Joyas

Don Víctor ha abierto una tienda especial en Cusco en 1974. Lleva el maravilloso nombre de "Joyería Andina Magic Art". Hoy la dirige junto a su esposa, Donna Luisa, su hijo Víctor y su familia. Aquí él crea joyas hechas a mano que integra el poder curativo de metales, minerales y conchas con el de los flujos de la sabiduría de su conocimiento alquímico. Él utiliza sólo materiales de primera calidad, como plata de 950 y oro de 18 quilates de las minas más antiguas del Perú. Su importancia se remonta al tiempo de los Incas y este tesoro lo utiliza exclusivamente para la producción de tales poderosos objetos. Cada pieza de joyería se hace con una gran atención a los detalles. Cada uno tiene su propio significado espiritual. Don Víctor se ha mantenido fiel también a la estructura y al propósito de este negocio. Para él la curación va mucho más allá de la propia individualidad y debe esta debe ser irradiada a otras personas y la comunidad como tal. Es por eso que su empresa refleja su consciente responsabilidad social. Él entrena a los jóvenes provenientes de zonas rurales y que a menudo son totalmente indigentes. Durante sus ocho años de entrenamiento, estos talentos son capacitados para ser artesanos calificados. Por lo tanto obtiene un sonido profundo y raíces espirituales y también mejorar la calidad de vida de estas personas lo màs posible. De otra manera estas joyas no podían ser realizadas. Don Victor es apreciado no sólo por notables personajes públicos, como Cameron Diaz, Olivia Newton John, Ben Kingsley o Nadine Heredia, sino también por la Primera Dama de Peru que se cuentan entre sus clientes satisfechos. La calidad y el éxito de sus joyas se refleja también en numerosos premios que ha recibido, tales como: 2001, 2004, 2005, 2007 y 2011 - Empresa Peruana del Año a la Calidad Empresarial 2006 - Premio Internacional Simón Bolívar 2010 - Ministerio de Comercio Exterior y Turismo - (Mayor Exportador en el sur de Perú) Por su artesanía y el redescubrimiento de antiguas técnicas artesanales peruanas también ha recibido premios internacionales, como el 'Magic Art Jewelry' que recibió mucho más allá de las fronteras de Perú. Todo aquel que ha tenido la suerte de tener una de sus joyas en la mano, percibe una maravillosa energía y puede sentir el poder que emana de ella. Nos complace poder tener algunas particulares piezas seleccionadas por Don Victor exclusivas para Europa. Y por la calidad responde Don Victor, con una garantía de por vida.

Mágico y con gran poder curativo

Como ya hemos mencionado, Don Víctor Estrada inició su trayectoria con los secretos de los viejos "alquimistas andinos" y como artista descubrió las técnicas de los antepasados chamánicos para la fabricación de joyas. Estos secretos pueden llegar a ser milenarios. De esta manera, se encuentra con una parte adicional de su misión en este planeta, el desarrollo y la re-creación de este antiguo conocimiento y la producción de instrumentos apropiados, y la revelación de estos mágicos instrumentos alquímicos, como lo hicieron sus antepasados, los Maestro de la Atlántida, antes que él. Don Víctor Estrada ganó este conocimiento por primera vez por su profunda conexión con Wachuma ("San Pedro") durante ceremonias especiales que le permiten descifrar los codigos de Mitos técnicas de hace miles años del pre-Inca e Inca. En segundo lugar, se recibe la clave para desentrañar estos misterios a través de ofrendas a Packakamaq, la energía universal de Dios-Padre y a la Pachamama, la Madre Cósmica. Ellos encuentran su expresión en varios diseños como por ejemplo: aretes, anillos, pulseras, collares o incluso esculturas de la culturas preincaicas, como la de Tiwanaku, Chavin, Moche, Chimú, Sipán, Sicán y Nasca y otros Incas. Estas joyas chamànicas son poderosos instrumentos que facilitan la via a su portador por toda la vida. Plantean la conciencia de uno mismo para alcanzar la auto-realización en esta vida y en este planeta, a fin de vivir todos los días de su vida al servicio del amor. Don Víctor dice que con los instrumentos de la joyería de conocimientos antiguos, ya sea en la forma de la cruz andina, espiral, hojas de coca, Tumi, colibrí, el cóndor, la serpiente, el puma, la mariposa, llamas, alpacas o rana, se puede ayudar a la gente de las siguientes maneras:

1. Estimular y expandir la conciencia

2. Intensificar la intuición

3. Percepciòn sensorial de dimensiones sutiles

4. El equilibrio y la armonización de la bioenergía

5. Protecciòn de las energías negativas y las influencias

6. Ayuda en el proceso de curación mental o física

7. Aumento del potencial y fortalecimiento de la energía mental

8. Alivio del Dolor

9. Profundización de las habilidades de meditación

10. Incrementar las habilidades intuitivas.

11. La buena salud, prosperidad y amor son apoyados por la conexión a la energía de todos los seres de luz

12. Aumento de la energía del cuerpo y la mente con la meta de la iluminación.

13. Capacidad de tratar la informaciòn con un alcance ampliado y de manera significativa.

Por lo tanto todos los potenciales físicos, mentales y espirituales vienen estimulados cuando se trabaja con un de estos instrumentos chamánicos. Sirven como túnel entre la dimensión física y espiritual. Abren las puertas a una inteligencia superior que convierte la energía desordenada y purifica todos los niveles y equilibrios. En Perú las herramientas de joyería chamánica son vistos como una manifestación de la luz del Universo y sus fabricantes son respetadas personalidades. Hay tambien varias piedras semi-preciosas de segunda mano, el color de las cuales reflejan las siete fuerzas del cosmos. Este antiguo conocimiento se ha sido desarrollado y vigilado por los grandes maestros de la vieja escuela de 'Hermes Intiq Cintiq Churinkuna Qanchis Illa' o la llamada 'Hermandad de los Hijos del Sol y los Siete Rayos.

El Componente Social

Parte de la misión de Don Victor es dar una oportunidad a los jóvenes de las zonas rurales más pobres del Perú y desarrollar una mejor imagen para los formados artistas. Después de completar su formación, pueden fabricar joyas alquímicas de alta calidad de acuerdo a los modelos de sus antepasados. De ello se encarga un programa de entrenamiento de ocho años de duraciòn que entrena a fondo todos los futuros artistas en todas sus capacidades físicas, mentales y espirituales, para asi satisfacer los altos requisitos que deben ser cumplidos por tales instrumentos chamánicos. Consciente de las circunstancias especiales en las que vive la población rural, Don Víctor tiene a los alumnos acogidos con una flexibilidad especial. Ellos puede trabajar una gran parte de su tiempo en casa. Por lo tanto son la familia y la comunidad de la aldea como miembros y ellos puede hacerse cargo de ellos y participar en las tareas comunitarias. Con esta medida, logra Don Victor detener al menos en un pequño margen el exodo de las zonas rurales. Unos 60 artesanos actualmente trabajan creando las joyas. Asi vienen dotados por Don Victor despuès de los primeros años de su formación con la conclusiòn en el manejo del material. En los años que siguen, ellos ya están en condiciones de adquirir el material y que luego podran hacer sus propias joyas. Pero también seran libres de abrir su propio negocio o de vender sus joyas a otras empresas. En temporada alta trabajan hasta 16 empleados en el taller en Cusco. Desde el inicio de la compañía en 1974, más de 100 jóvenes peruanos (incluyendo cuatro generaciones de familias) han completado este programa de entrenamiento y han comenzado una exitosa carrera como calificados artesanos de joyería.